loading
18
Jul

Carnavales en Galicia: Los “encuentros” del Ulla

En España pocos saben que los Carnavales son las fiestas más tradicionales, más familiares en Galicia, en el Noroeste. Y dentro de Galicia hay algunos muy peculiares en los que la Historia de España, la concreta de aquéllas tierras, se reproduce año tras año recordando una gran gesta y parodiando de forma elegante y divertida a un gran ejército, nada menos que el de Napoleón, el Emperador de Francia, el todopoderoso señor de Europa, vencido en España y en nuestras tierras del Ulla, por sus habitantes y por el Batallón Literario, formado por estudiantes de la Universidad Compostelana, al que tantas horas de investigación dedicó el anterior Marqués de Santa Cruz de Ribadulla. Recordando aquéllos grandes hechos se celebran nuestros “Encuentros” en los Carnavales galaicos.

En los primeros años del siglo XIX, el Emperador francés, invadió España con su Ejército. La nación entera se levantó y dio muestras de su heroísmo repeliendo al invasor, a pesar de contar con mucho menores medios, pero con un valor y un patriotismo que superaba todo.

Cuando llegó el Ejército francés al Ulla, la comarca cercana a Santiago de Compostela, que riega el río así nombrado, las gentes de aquellos lugares quedaron impresionados de las vestimentas de los Generales y Oficiales de aquél Ejército invasor. Aquellos uniformes con grandes cordones de oro en el pecho de las casacas, charreteras del mismo color en sus hombros, las bocamangas bordadas en oro, sombreros altos profusamente decorados, con largas plumas de aves exóticas, … No mucho tiempo después y habiendo aprehendido un gran botín y causado braves daños en obras de arte, entre otros el “Botafumeiro” de la Catedral, hubieron de retirarse de aquellas tierras derrotados por Galicia en armas.

Las buenas gentes de la zona, de forma espontánea, celebraron sus Carnavales parodiando aquél Ejército. Vestíanse los más importantes con trajes inspirados en aquéllos que portaban los Generales franceses y, desde luego, no les faltaba un adorno más. Se convirtió en costumbre, llegó a oídos del Rey de España, quien confirmó con su autotización la sorna con que aquéllas gentes celebraban su victoria. La costumbre sigue hoy doscientos años después.

En Galicia existe una división administrativa del territorio un poco especial: unas casas forman un Lugar; varios Lugares una Parroquia (con su Iglesia, su cementerio y su “Campo da Festa”; y varias Parroquias conforman un Concello o Ayuntamiento. Los que celebran este Carnaval tan especial son algunas Parroquias de los Ayuntamientos de Teo, Boqueixón y, sobre todo, las de Vedra. Damos aquí noticias del Encuentro, o Entroido de la Parroquia de San Julián de Sales, Vedra.

Todos los años corre el turno del Lugar que debe organizarlo y cada cual desea hacerlo mejor que el de el año anterior. Este año le tocaba a Paradela. Por la mañana, hacia las 10:00h, después de reunirse todos los Generales, montados a caballo, con sus escuderos, alguno uniformado, y todos perfectamente trajeados con unos uniformes y sombreros muy impresionantes, ricos y recargados, salen al frente de su “Ejército Carnavalesco” para recorrer las Casas más relevantes de la Parroquia. Al llegar a la linde de cada Casa, se detiene el Ejército, un General se adelanta y pide permiso al señor de la Casa para entrar con sus Generales y su Ejército de San Julián de Sales. Concedida la venia, entran todos y cantan con los de la casa las murgas del año, las de los solteros y las de los casados. Luego vienen los “vivas”: los Generales pasan a vitorear desde lo alto de sus caballos, a los dueños de la Casa y sus invitados, con cita de sus méritos y procedencia. Por fin todos toman un refrigerio al que invita la Casa visitada, y prosiguen su quehacer.

Al anochecer, terminada la ronda por toda la Parroquia, y en el Campo da Festa, se realiza el “Encuentro”. Allí los Generales, uno por cada bando, de aquélla batalla del XIX, libran otra, ahora dialéctica y con argumentos del momento y de la actualidad nacional y local. La batalla es dura y los argumentos sólidos, irónicos y con mucha sorna. Pero esta vez, al final todo termina bien y … comienza el baile.

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies