loading
25
Feb

Errores con el vino

Siempre queremos disfrutar del vino de la mejor forma posible. En el momento que descorchamos una botella, esperamos que el sabor y la textura sea la óptima para cada tipo de vino que bebemos. Sin embargo, muchas veces cometemos errores que hacen que esto no sea así y que no disfrutemos de l

a bebida en sus mejores condiciones. Pero no pasa nada, estos errores tiene fácil solución:

  1. Guardamos el vino con la botella de pie. Esto es muy común, ya que no todos disponemos de un botellero, o, en caso de comprar grandes cantidades, lo dejamos en la caja que viene. Pero esto provoca que el corcho del vino se seque y que estropeé su sabor a la hora de abrirlo. Recuerda, los vinos siempre en horizontal.
  2. De la tienda a la nevera. Lo hacemos sobre todo con los vinos blancos, como Casa do Sol. Es cierto que el vino blanco se toma a temperaturas más bajas que el tiento (entre 6 y 8 grados), pero las neveras suelen estar más frías y la sequedad de las mismas hacen que el vino pierda matices y sabor. Lo ideal es meterlo en una cava de vinos que mantenga una temperatura fijada, pero si no dispones de una, puedes usar un enfriador o una cuba con agua y hielo. De esta forma, el vino se mantendrá fresco sin estropearse.
  3. Tapamos una botella ya abierta con el mismo corcho. En el momento en que una botella de vino se abre, el corcho coge partículas del aire que lo contaminan. Si tapamos el vino con él, esas partículas estropearan la bebida. Por eso lo mejor es invertir en un tapón que haga vacío en la botella y que conserve las cualidades del vino .
  4. Le echamos hielo. Es un gran error, sea con un blanco o con un tinto. Nos acercamos a la primavera y el verano y a todos nos apetece un trago refrescante, pero echarle hielo solo conseguirá estropear el vino, añadirle los sabores que ha cogido en el congelador y aguarlo. Es la manera más rápida de echar a perder una buena copa.
  5. Lo dejamos cerca de una fuente de calor. Ya sea en la cocina cerca de los fuegos o en un mueble cerca de un radiador. Estamos haciendo que el vino esté por encima de su temperatura y que algunas reacciones químicas se produzcan, cambiando su sabor notablemente. Recuerda, el vino se debe guardar lejos de fuentes de calor, tanto en verano como en invierno.

Si seguimos todos estos consejos, conseguiremos que nuestro vino se mantenga en perfectas condiciones. Y en el momento de abrir una botella, mantendrá todo sus sabor y matices.

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies