Las enfermedades de la viña son uno de los obstáculos más graves a los que se puede enfrentar un productor de vinos. Por ello, cuando disfrutas de un buen vino, este ha tenido que pasar por procesos que a veces no conocemos a profundidad. Por lo tanto, en esta ocasión nos centraremos en las afecciones que pueden llegar a sufrir las cosechas. ¡No te pierdas esta valiosa información!

Principales enfermedades de la viña

Debes saber que de la calidad de la uva depende, en gran medida, la calidad del vino que se va a producir. Además, la calidad del vino es el resultado de un largo proceso de elaboración. Lógicamente, en el camino se pueden presentar algunos inconvenientes como son las enfermedades en la vid y que pueden llegar a ser muy perjudiciales. Aquí te compartirnos las más populares.

Filoxera

Esta es una de las plagas de la vid más conocidas, que se propaga rápidamente a través del viento y puede viajar largas distancia y pasar de viñedo a viñedo fácilmente.

La filoxera fue una enfermedad que tuvo un gran impacto en Europa y España en el siglo XIX. La primera aparición de esta enfermedad de la vid en Europa fue en 1868 y en España, concretamente en Málaga, fue en el año de 1878. De allí, recorrió varias localidades y arrasó completamente con la mayor parte de vides existentes en Europa. Sin embargo, los expertos descubrieron que las vides americanas eran resistentes a esta enfermedad. De esta forma, la solución para erradicar la enfermedad fue hacer injertos de la vid americana.

La filoxera es un pulgón que se hospeda en la vid y puede presentarse en forma gallícola, alada y sexuada y radicícola. Ésta última, ataca directamente a la raíz por medio de picaduras y provoca la muerte total de la planta. Como ya te mencionamos anteriormente, esta es una afección que ataca las uvas para vino, aunque no a la americana. Entonces, lo que se hace es un injerto de la vid sobre la raíz de una vid americana. Sin embargo, lugares como las Islas Canarias y otras zonas de cultivo españolas no han sido afectados por esta infección.

Mildiu

La enfermedad de mildiu consiste en un hongo que se propaga en lugares cálidos que favorecen su desarrollo. Dicho hongo tiene como medio de desarrollo las esporas del suelo. Por lo tanto, el contagio del hongo mildiu se produce cuando las hojas tienen contacto con los suelos o a través de la lluvia que a su vez, tiene contacto con las esporas y salpica. Asimismo, esta enfermedad afecta a las estructuras de color verde de las plantas como son las hojas, el tallo y los racimos. Así, se puede decir que mildiu es la enfermedad que tienen mayor presencia en los viñedos y que puede matar hasta la mitad de la producción de uvas.

Algunos síntomas que se pueden visualizar son unas manchas amarillas y hasta rojizas que tienen una apariencia aceitosa. Además, en el revés de las hojas aparece la espora del hongo con una apariencia blanca y algodonosa. Igualmente, un racimo joven es muy vulnerable ante este hongo y se puede ver un polvo gris en sus estructuras.

Como consecuencia, el hongo mildiu se desarrolla en el interior de los tejidos de la planta y se reproduce asexualmente a través de esporangios. También, puede suceder una reproducción sexual, pero esta empieza en los inicios de la temporada veraniega. Además, en zonas con inviernos suaves, el hongo puede invernar y sobrevivir.

Oídio, otra de las enfermedades de la viña

Se trata de una enfermedad que es producida por un hongo proveniente de Norte América que se ha extendido de forma importante en España. ¿El motivo? Las condiciones climáticas de la península favorecen en gran manera el desarrollo de este hongo que requiere de un clima seco con altas temperaturas.

Esta es otra enfermedad de la vid que puede llegar a provocar la pérdida absoluta de una cosecha. El hongo oídio también se conoce como «ceniza» ya que las plantas se recubren de un elemento que es muy similar a dicha sustancia. De esta forma, el oídio puede atacar a cualquier parte de la planta, incluyendo las mismas uvas y provocando que su piel detenga su crecimiento. Por lo tanto, el fruto suele tener grietas que se perciben a simple vista.

Este hongo también es capaz de invernar y aparecer cuando las condiciones climáticas lo favorecen. Asimismo, una vez que madura, se reproduce asexualmente formando conidias que se transportan a través del viento por toda la planta.

Botritis

Se llama así porque esta enfermedad de la viña la genera un hongo llamado Botritys Cinerea que es muy perjudicial en el racimo de las vides. Además, su acceso a la planta es a través de daños de las bayas, los cuales aprovecha para introducirse y destruir la uva. Es una enfermedad tan agresiva que logra vaciar todo el contenido del fruto. Como consecuencia, la calidad del mosto se verá muy reducida.

Yesca

En este caso, nos referimos a una enfermedad común en época de poda. La Yesca se introduce por el interior de la vid afectando a la savia de la planta. También, es producida por un hongo llamado Stereum hirsutum y otro Phellinus igniarius. Adicionalmente, durante el verano, esta enfermedad provoca la caída de hojas y hace que la calidad de la fotosíntesis empeore. En consecuencia, las uvas no llegan a su punto ideal de maduración y la calidad de los vinos se reduce.

Ahora que conoces más acerca de las enfermedades de la viña, ¡valora aún más un vino de calidad!