Seguro que alguna vez habrás escuchado la expresión «decantar el vino» en una reunión, celebración, cata o restaurante. Esto se debe a que para degustar mejor el vino, los expertos recomiendan decantarlo a través de diferentes técnicas. Entonces aquí te vamos a hacer varias recomendaciones para hacerlo correctamente y así evitar los errores más comunes. ¡Brinda con nosotros y disfruta de un buen vino a plenitud!

¿Qué significa decantar el vino?

Cuando hablamos de decantar un vino, nos referimos a trasladarlo de un envase a otro. Normalmente el nuevo recipiente es un decantador y es el que remueve sedimentos y también imperfecciones del vino. Además de esta manera se puede oxigenar el vino y así potenciar su aroma y sabor. Este es el motivo por el cual muchas veces las últimas copas de vino saben y huelen mejor que las primeras. Esto se debe a que la botella del vino ha tenido suficiente tiempo para oxigenarse mientras ha estado abierta. También debemos recordarte que la decantación es un proceso recomendado sobre todo para los vinos tintos; en los vinos blancos decantados, el cambio de sabor y aroma no es tan importante.

Elementos para decantar el vino correctamente

Existen técnicas para dejar respirar el vino y de esta manera obtener sabores y texturas más puras. Hay personas que decantan el vino simplemente moviéndolo en la copa. Seguro que muchas veces habrás visto hacer esto. Este método tiene algún efecto, pero no es el mismo que se obtiene con la ayuda de un decantador. Por este motivo, te vamos a mostrar la técnica correcta para decantar el vino adecuadamente y con los instrumentos idóneos.

Decantador de vino

¿Cómo se decanta el vino? Con un decantador que es un recipiente largo de vidrio. En el caso de los vinos jóvenes se recomienda un decantador de base ancha mientras que para los vinos viejos lo mejor es un decantador más estrecho. Todo lo anterior es para favorecer el intercambio del vino con el aire según sus necesidades específicas. En este contexto podemos citar algunos tipos de decantadores:

Decantadores aireadores

Se trata de recipientes que permiten una máxima oxigenación a través de su estructura ancha. Esto gracias a que el vino hace contacto con sus paredes y deja penetrar una buena cantidad de aire para así obtener un proceso rápido. Estos elementos son ideales para decantar los vinos tintos con cuerpo.

Decantadores de mínima aireación

Son decantadores de bocas estrechas y cuellos delgados. El objetivo de este diseño es dejar pasar poco aire. Por lo tanto, se recomienda su uso en vinos tintos ligeros y en algunos blancos y rosados.

Embudos

Los embudos para la decantación de vino normalmente cuentan con dos filtros: uno para impurezas mínimas y otro para las más grandes.

Varillas escurridoras

Estos elementos son especiales para que el decantador se escurra correctamente y se conserve mejor una vez que es lavado.

Velas

Las velas pueden hacer parte de un buen proceso de decantación si se colocan a una distancia prudente de la botella. De esta manera podrás observar cualquier tipo de sedimento que pueda pasar a través del cuello de las botellas.

¿Cómo decantar el vino? Pasos a seguir

Hay vinos que son dignos de apreciarse al máximo con cada uno de los sentidos. Para vivir a plenitud esta experiencia es necesario someterlos a un proceso de decantación. Si tienes un vino de estas características, entonces sigue esta sencilla guía:

Posición de la botella

Esta primera parte es muy importante. Si has tenido tu botella de vino almacenada de lado, deberás colocarla de pie un día antes de decantarla. Esto es con el objetivo de que todos los sedimentos se vayan al fondo de la botella.

Apertura de la botella de vino

Abre la botella y déjala reposar unos momentos mientras preparas el decantador. Recuerda que el mismo debe tener mayor capacidad que el contenido de la botella que vas a vaciar en éste. Todo con el objetivo de que el aire tenga un buen espacio para interactuar con el vino.

Decantación de vino

Empieza a vaciar muy lentamente el vino en el decantador sin pausa y tratando de conservar la misma velocidad durante todo el proceso. Solamente te detendrás cuando observes que el vino ya está llegando a su fin y se empiezan a ver sus sedimentos. ¿Cómo darse cuenta de los sedimentos más pequeños? Cuando veas que el vino se vuelve opaco. Entonces es ahí cuando debes detener completamente el decantado.

Reposo al decantar el vino

Muchos especialistas en el tema opinan que el vino puede saber mejor aún si se deja reposar unos 20 minutos más después de su decantado. Todo depende de tus gustos y esto lo irás comprobando de acuerdo a tu propia experiencia.

Servir

En este punto ya podrás servir el vino que quedó dentro del decantador. Lo más recomendable siempre es consumir la totalidad del vino cuando lo has sometido a un proceso de decantación. De lo contrario tendrá una excesiva oxigenación que puede provocar olores y sabores completamente alterados.

Ahora que sabes cómo decantar un vino, te invitamos a experimentarlo por vosotros mismos y así disfrutar de esta bebida de una manera distinta. Encontrarás que decantar el vino es un proceso muy interesante.