Los amantes del buen vino saben que la denominación de origen (D.O.) es uno de los factores principales a la hora de conocer la calidad de las distintas variedades. La D.O. nos aporta información sobre la procedencia geográfica de los vinos, los factores naturales y humanos que intervienen en su elaboración, y las fases de producción que son comunes a todas las variedades de una misma denominación de origen.

Pero, es importante destacar que ésta no es la única categoría por la cual se clasifican los vinos. Probablemente hayas oído hablar también de la D.O. calificada (Denominación de Origen Calificada), y de la D.O. protegida (Denominación de Origen Protegida). A continuación estudiaremos qué son exactamente cada una de estas clasificaciones y cuáles son sus principales diferencias.

Qué es una Denominación de Origen

Los vinos con denominación de origen establecen una primera y clara diferencia de calidad y prestigio frente a los vinos que no poseen esta titulación. Cada D.O. está supervisada por un Consejo Regulador que se encarga de determinar cuáles son las variedades de uva autorizadas, los métodos de elaboración del vino o los tiempos reglamentarios de crianza.

Las denominaciones de origen se agrupan principalmente según la zona geográfica de producción. Para que una zona sea reconocida como D.O. debe haber sido aprobada con una antelación de 5 años y cumplir con unas condiciones específicas.

Requisitos para establecer una D.O.

Para que los vinos de una determinada zona sean clasificados bajo una D.O. deberán cumplir con los siguientes requisitos:

  • Haber sido elaborados en una determinada región o ubicación geográfica utilizando sus uvas autóctonas.
  • Que tengan un reconocimiento y una valoración adecuada en el mercado.
  • Su calidad y sus características específicas deben tener influencias en su práctica total por su ubicación geográfica, incluyendo tanto los medios naturales como los humanos.
  • Deben transcurrir al menos 5 años desde su reconocimiento como vino prestigioso.

Qué es una D.O. Calificada (Denominación de Origen Calificada)

Para que una denominación de origen sea reconocida como calificada no es suficiente con que incluya entre sus variedades vinos de la tierra con unas características comunes. Las denominaciones de origen calificadas están reservadas para aquellas variedades que han demostrado su calidad y prestigio a lo largo de los años.

Como curiosidad mencionaremos que en España solamente existen 2 denominaciones de origen calificadas: Rioja, que consiguió esta calificación en el año 1991, y Priorat, que obtuvo esta recompensa en el año 2000.

Requisitos para obtener la categoría de Denominación de Origen Calificada

Ya hemos visto que la D.O. Calificada no se otorga a cualquier región. Para recibir la categoría de Denominación de Origen Calificada deben cumplirse con unos requisitos más exigentes que los cumplen las denominaciones de origen tradicionales:

  • No se puede obtener la categoría de D.O. Calificada hasta que transcurran 10 años desde el reconocimiento como Denominación de Origen.
  • El vino debe comercializarse embotellado desde bodegas ubicadas en la región e inscritas en la denominación de origen.
  • Deberá contar con un exhaustivo sistema de control que supervise y valide todo el proceso de producción y comercialización.
  • En una misma bodega no pueden convivir variedades categorizadas como D.O Calificadas con otras que no lo sean, excepto en el caso de los Vinos de Pago Calificados.
  • Los terrenos aptos para la producción de estos vinos han de estar delimitados de manera cartográfica por municipios.

D.O. Protegida (Denominación de Origen Protegida)

La Denominación de Origen Protegida es un sello de calidad común al ámbito europeo bajo el que se unifican todas las denominaciones de origen de cada país. Las D.O. protegidas siguen sus propias normas según el país al que pertenezcan los vinos.

En el caso de España existen 96 denominaciones de origen protegidas que se distribuyen de la siguiente forma:

  • 67 Denominaciones de origen.
  • 19 Vinos de pago.
  • 2 Denominaciones de origen calificadas.
  • 8 Vinos de calidad.

Además de estas 96 Denominaciones de Origen Protegidas, en España existen 42 I.G.P. (Indicación Geográfica Protegida). Vamos a ver que significa esta denominación.

Qué es una Indicación Geográfica Protegida

La principal diferencia entre una Indicación Geográfica Protegida y una denominación de origen reside en que en las I.G.P el proceso de producción y transformación del vino no tiene que elaborarse por obligación en el mismo ámbito geográfico. Aunque todas las I.G.P. trabajan con Vinos de la Tierra, los procesos de transformación de sus vinos pueden completarse en otras ubicaciones.

Las Comunidades Autónomas con mas Indicaciones Geográficas Protegidas son Andalucía, Baleares y Aragón. Los requisitos para convertirse en una I.G.P. son los siguientes:

  • Al menos el 85% de las uvas deben proceder de la ubicación geográfica.
  • Deben poseer un mínimo de cualidades y características relacionadas con su ubicación geográfica que les otorguen calidad, reconocimiento y prestigio en el mercado.