¿Sabes qué es un sumiller? Aquí vamos a contarte todo acerca de este oficio junto a su función, origen e historia. Desde el siglo XVII ya existían registros en los libros de gastronomía acerca de este trabajo. En ese tiempo el sumiller era la única persona que tenía las llaves de la bodega del vino en los hogares. También era el encargado de probar y servir los vinos. ¿Interesante dato verdad? ¡Aprende con nosotros más acerca del tema!

¿Qué es un sumiller? Origen e historia

Un sumiller o somelier en la actualidad es un especialista y experto en todo lo que tiene que ver con el tema de vinos. Es así que es muy común encontrarlos en los mejores restaurantes asesorando a los clientes acerca de la selección del vino. También ayuda a elegir el mejor maridaje para combinar adecuadamente una propuesta gastronómica.

Funciones

Dentro de las funciones del somelier o sumiller se encuentran:

  • Realizar un listado de vinos y hacer la compra de los mismo. Además es el encargado de que no falte stock del producto.
  • Aconsejar a los comensales acerca de la mejor elección que pueden hacer acorde al plato que quieran acompañar.
  • Servir los vinos.
  • Proporcionarles un prestigio importante a restaurantes y otros espacios con una buena presencia y conocimientos puntuales.
  • Elegir los vinos que mejor se adapten a la ubicación y al menú de los restaurantes. Por ejemplo, en lugares que se caracterizan por la producción de determinados vinos, no puede faltar una muestra de los mismos en la carta.
  • Dentro de la bodega hay que cuidar todas las condiciones para la conservación de los vinos como la temperatura, humedad y otros factores. También debe encargarse de sacar de la bodega los vinos para evitar que se estropeen.
  • El sumiller es el encargado de dirigir una cata de vino.

¿Qué conocimientos tiene un sumiller?

El sumiller es la persona que sabe paso a paso todo lo que tiene que ver con la degustación del vino. Adicionalmente debe tener el conocimiento suficiente en viticultura en general y enología. Lo anterior quiere decir que estos expertos conocen en profundidad todo el proceso de la elaboración del vino.

También estos especialistas en el vino deben ser grandes conocedores en gastronomía para que puedan hacer sus recomendaciones de maridaje adecuadamente.

Origen e historia que muestran qué es un sumiller

Todo empezó en Francia, allí los coches que transportaban el vino y sus enseres de les conocía como sommes. Como ya te habrás imaginado, de ahí proviene la palabra somelier. Esta persona era quien acompañaba a la gente de la alta sociedad durante sus viajes y comandaba el somme.

La casa de Borgoña

El duque de la casa de Borgoña era quien organizaba banquetes impresionantes donde la gente comían y bebían durante toda la noche. Es así que logró darle un enorme prestigio e impulso a la gastronomía francesa que durante el siglo XVII tuvo su momento de gloria. De esta manera el sumiller llegó a introducirse en España siendo considerado lo que hacía como un arte y oficio.

Dos tipos de sumiller de la época

Durante este tiempo había dos clases de somelier:

  1. Sumiller de cava: Se trataba de quién tenía las llaves de las bodegas de los vinos. También era quien manejaba las copas de plata para el vino y las ánforas de oro para el agua. Además el sumiller servía el vino cuidando que cumpliera con la mejor calidad.
  2. Somelier de panatería: Este era el somelier que distribuía todos los elementos y accesorios relacionados con el servicio del vino. Algunos de estos eran: manteles, cuchillos, vajillas y cubiertos en general.

En ambos casos, el sumiller era una persona respetada por sus conocimientos y era considerada de gran confianza.

¿Qué es un sumiller y qué se necesita para ser uno de calidad?

En este punto queremos resaltar las cualidades que debe tener un buen sumiller:

Buena presencia

Un somelier debe contar con porte y elegancia para que cause una buena impresión entre las personas que buscas sus recomendaciones. Lógicamente, siempre debe cumplir con las normas de aseo y seguridad propias de su actividad.

Sentir pasión por lo que hace

Para ser somelier hay que enamorarse de todo lo que tiene que ver con el mundo del vino. De esta manera podrá transmitir sus conocimientos con mayor autoridad y calidez. No hay nada más estimulante que escuchar a alguien que le apasiona lo que hace.

Sentidos bien desarrollados

Como ya te hemos dicho en anteriores artículos, el vino se degusta con todos los sentidos. Por este motivo un buen somelier debe tener cada uno de sus sentidos agudizados. La experiencia también los irá entrenando a medida que pasa el tiempo.

Desenvolverse adecuadamente al hablar

Un sumiller debe tener la capacidad de entablar fácilmente una comunicación con sus interlocutores. Su vocabulario debe ser muy rico y agradable a la vez. Es importante que estos expertos desarrollen la capacidad de desarrollar un lenguaje técnico, pero a la vez sencillo. Lo más importante es captar la atención de otras personas y hacerse entender fácilmente.

Como verás detrás de la pregunta ¿qué es un sumiller? hay una gran cantidad de información. ¡Disfrútala!