La historia del vino en España se origina con una serie de acontecimientos que surgieron varios siglos atrás entre diferentes pueblos y en distintos países del mundo. Por lo tanto, hablar de la historia del vino en España, significa hablar de un hilo evolutivo bastante largo y complejo. Por este motivo, esta vez nos enfocaremos en la tradición del vino español a lo largo de la historia. De esta manera, aprenderemos más acerca de su evolución y situación actual. ¡Acompáñanos y descubre datos muy interesantes con nosotros!

Líneas generales de la historia del vino en España

Para empezar, el vino es una bebida que forma parte de diferentes culturas desde tiempos memorables. Por esta razón, tenemos que partir de la civilización fenicia. Este pueblo es el responsable de introducir el vino en la costa del Mediterráneo y más concretamente en el sur de España. inicialmente, los fenicios fundaron una antigua ciudad portuaria en el sur oeste de España, Gadir. Esta ciudad se construyó en terrenos rodeados de mar en el área de Andalucía en el año 1100 antes de Cristo. Y que más tarde pasaría a llamarse Cádiz.

Desde entonces, allí se encuentran lagares (recipientes para pisado de uvas) que son considerados de los más antiguos en España. Se calcula que dichos elementos fueron activamente utilizados hasta el siglo VIII antes de Cristo. Así, podemos afirmar que el vino español empezó así su dilatada popularidad. De hecho, en localidades de Roma hay gran cantidad de ánforas con insignias de dichos vinos.

La llegada de los griegos y romanos

Lo que siguió a continuación fue la llegada de los griegos y romanos. Estas civilizaciones que se encargaron de expandir el vino a otras localidades de España. Asimismo, Tarragona y la zona sur se convirtieron en los principales proveedores de vino de Roma.

Nueva era con el sector del vino

Resumiendo un poco más la amplia historia del vino en España, pasaremos al tiempo del cristianismo. En ese entonces, el vino pasó a ser un símbolo sagrado que se relacionaba con la sangre de Cristo. Pero siglos después, con la llegada de los árabes a la península ibérica la producción de vino tuvo un freno muy significativo. Lo anterior, fue el resultado del rechazo que sufrió la venta y consumo del vino basado en leyes religiosas que prohibían la embriaguez. Sin embargo, por otra parte, había prácticas no tan morales que sí eran permitidas. Por lo tanto, el consumo del vino no fue totalmente censurado, pero su consumo se redujo a situaciones muy concretas.

Es así que, trabajar en cultivos de uvas se convirtió prácticamente en un gesto de rebeldía. Esto en lugar de inhibir la viticultura, la expandió en varias regiones de España hasta la época de la reconquista. A partir de aquí empezó a destacar la presencia del Camino de Santiago y las abadías. Con el primero se llevaron distintas variedades de viñedos a Europa y las abadías se encargaban de mantenerlas y explotarlas.

Vino en España con la llegada a América

En el año de 1492 Cristóbal Colón llega a nuevas tierras y esto se convierte en una apertura para exportar vinos españoles. Entonces, los conquistadores transportaron vides de origen europeo a territorios muy lejanos. Hasta tal punto que pueblos ingleses reconocen la calidad de los vinos en España y, en consecuencia, los precios se elevaron.

Siglo XIX

En este tiempo llegan plagas a Francia que destruyen los cultivos de uva. Es por este motivo que este país debe recurrir a España para aprovisionarse de la popular bebida alcohólica. De esta manera, varias regiones españolas empiezan a beneficiarse de un notable crecimiento económico. Lo anterior se reflejó no solamente en el incremento de ventas de vino, sino también tuvo una importante transmisión de conocimientos vinícolas por parte de los franceses. Asimismo, España comienza su avance en maquinaria, métodos y herramientas generales de cultivo.

Desafortunadamente, en el año de 1878 la plaga también llega a Málaga y se va extendiendo a otras regiones españolas. Esto complica la producción de vino sumado a un inicio de siglo XX complicado a nivel político y social, previo al inicio de la guerra civil y la segunda guerra mundial.

Vino en España a partir de los 30

A pesar de la difícil situación que se vive en esa época, entre los años 30 y 40 empiezan a surgir las denominaciones de origen de distintas regiones como Málaga y Rioja. También, surgen las cooperativas y se comienzan a vender vinos con nombre genérico.

En los 70 y 80 se moderniza mucho más el sector del vino y se inicia la producción de bebidas de mayor calidad. Finalmente, desde los 90 hasta los días actuales, las variedades de uvas y viñedos es muy amplia y se encuentran calidades de todos los niveles. Hoy en día, la cultura del vino es parte del pueblo español.

Situación actual del vino en España

Actualmente, hay un importante número de bodegas españolas que elaboran vinos de excelente calidad y prestigio. Para España, el sector vinícola es parte vital de su economía y de su cultura. Además, y a pesar de la pandemia, las exportaciones del vino español crecen a muy buen ritmo. Asimismo, los españoles consumieron gran cantidad de esta bebida durante el tiempo de confinamiento por el covid.

En la actualidad, la Federación Española de Vino (FEV) y la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivínicolas (CECRV) analizan asuntos del sector para ampliar vías de colaboración entre ambas organizaciones. Porque está claro que el vino en España sigue siendo un producto de orgullo a nivel mundial. ¡Te invitamos a probarlo!