La fama del vino gallego es mundial y esto se debe tanto a su calidad como a su variedad. Por este motivo, en este post queremos contarte las características de los vinos gallegos y el tipo de uva que se utiliza para elaborarlos. Además, te hablaremos sobre las 5 denominaciones de origen que hay en la zona. Hay mucha gente que asocia los vinos de Galicia solo con el Ribeiro o con los vinos albariños como Casa do Sol; pero, como veremos, hay más mundo más allá de estos vinos gallegos tan conocidos ¡Acompáñanos en este recorrido!

Características de los vinos gallegos

De todas las características que tiene el vino gallego, hay un par de ellas que tienen especial relevancia:

Es un vino fresco

Una de las características por las que se conoce al vino gallego blanco es por su gran frescura. De esta manera, son vinos capaces de apaciguar la sensación de calor y de acompañar todo tipo de comidas debido a sus aromas florales y cítricos.

Gran aroma y equilibrada acidez

El vino gallego consigue lograr un equilibrio perfecto entre la acidez y los aromas frutales, algo realmente exclusivo de este tipo de bebida. Si hay una cosa que les molesta a los aficionados de los buenos vinos es que la acidez se pase del límite correcto. Esto no suele suceder con el vino gallego.

Denominaciones de origen de la zona respecto a los vinos gallegos

Las denominaciones de origen fueron creadas para garantizar vinos exclusivos de excelente calidad. Actualmente existen cinco D.O en la región:

Rías Baixas

Esta es una denominación de origen que se divide en 5 subzonas ubicadas en tierras bajas que no llegan a los 300 metros de altitud; las subzonas de Rías Baixas son: Valle de Salnés, Condado de Tea, El Rosal, Sotomayor y Ribera del Ulla​. Nuestro Albariño Casa do Sol se produce en esta última zona, Ribera do Ulla. Todas estas zonas se encuentran cerca al mar y, por ello, cuentan con una fuerte influencia Atlántica que les brindan un clima suave y lluvias equilibradas.

La variedad más destacada de estos vinos blancos es la del Albariño. Otras variedades de uvas blancas de esta denominación de origen son Caiño blanco, Loureira blanca, Treixadura y Marqués. Igualmente, existen variedades tintas como Sousón, Caiño tinto, Loureira y Espadeiro.

Ribeiro y los vinos gallegos

El Ribeiro se trata de una denominación que data del año 1932 y por este motivo, es la más antigua de todas. Además, esta variedad se usa en unas 3.000 hectáreas de cultivo por parte de más de 100 bodegas y se ubica en lo que se conoce como la Galicia meridional. También, tiene un clima particular que provoca climas de influencia mediterránea. Lo anterior, le proporciona a la tierra humedad y temperaturas medias de 14,5 grados centígrados. Esto permite que las uvas maduren sin perder aromas y acidez.

A diferencia de la denominación Rías Baixas, en la DO Ribeiro los cultivos se encuentran en tierras más altas. Además, cerca del 80% de los vinos son de tipo blanco, siendo las variedades de uva más usadas el palomino, el albariño y el godello. Igualmente, casi 6.000 viticultores son los encargados de la producción de los viñedos. En cuanto a las variedades tintas, algunas de éstas son Mencía, Sousón, Caíño y Brancellao.

Ribeira Sacra

Se trata de una denominación de origen que nace en el año 1997 y que cuenta con casi 100 bodegas y 1.300 hectáreas de cultivos. Asimismo, tiene cinco subzonas que son consideradas de las más sobresalientes en la producción de vinos gallegos de tipo tintos. También, la DO Ribeira Sacra se caracteriza por lo difícil que son llevar a cabo las tareas en las vendimias y otros periodos de cultivo debido a que esta vid se cultiva en laderas de pendientes muy acusadas. Por esta razón, es un vino doblemente apreciado.

En lo que se refiere a sus variedades blancas, sobresalen el uso de uvas Albariño, Godello, Loureira, Dona Blanca, Treixadura y Torrontés. Por su parte, algunas de las variedades tintas son Mouratón, Tempranillo y Garnacha Tintorera.

Monterrei

Se considera la denominación de origen más joven. Esta D.O. tiene poco más de 500 hectáreas y apenas 30 bodegas que elaboran vinos de esta denominación. Aquí los microclimas favorecen que esta Denominación de Origen tenga una perspectiva de producción bastante importante. Además, el suelo y el clima favorecen que la elaboración de vinos gallegos en esta zona tenga cualidades muy particulares y diferenciadas de otras.

Algunas de las variedades de uva blanca que sobresalen en estas áreas de cultivo son Treixadura branca, Albariño y Godello. En cuanto a la variedad tinta, algunas de las principales son Merenzao, Tempranillo y Mencía.

Valdeorras, otra denominación de origen de los vinos gallegos

De manera formal, esta denominación de origen se conoce desde el año 1945. Inicialmente, se creó con el objetivo de recuperar variedades de uvas autóctonas como la Mencía y el Godello. En la actualidad, cuenta con más de 1.000 hectáreas y más de 40 bodegas producen tanto vinos blancos como vinos tintos con esta D.O.

El clima es mediterráneo oceánico, característico de veranos muy cálidos, inviernos fríos, otoños y primaveras muy agradables. Por lo tanto, son terrenos ideales para la producción de vinos secos de una alta calidad. Cabe destacar que ha sido una región que ha implantado tecnología muy innovadora en sus procesos de elaboración de los vinos. En consecuencia, se ha posicionado como productor de los mejores vinos gallegos que se exportan a todos los continentes.

Las variedades blancas de esta denominación de origen que sobresalen son Godello, Albariño, Torrontés y Jerez. Por su parte, las variedades tintas más destacadas son Mencía, Mouratón, Tempranillo y Ferrón.

Ahora que conoces más acerca de las características generales de los vinos gallegos, ¿quieres probar uno de los mejores? ¡Nuestro Albariño Casa do Sol te está esperando!