El análisis enológico es un proceso fundamental para mejorar la calidad del vino e incrementar la seguridad a la hora de consumirlo. Por lo tanto, es el modo más complejo que existe para estudiar la composición de esta popular bebida. En este post, vamos a contarte un poco más acerca del tema. ¡Síguenos atentamente!

Importancia del análisis enológico

Un técnico enólogo es el encargado de realizar estos tipos de análisis del vino. Esto es porque se requiere hacer una calibración y tener un profundo conocimiento acerca de la estructura química del vino. Además, realizar un seguimiento de la evolución de la bebida. De este modo, se logra comprender aspectos relacionados con el proceso de maduración de la uva, conservación y producción del vino.

Todo este análisis debe realizarse periódicamente y sin perder continuidad si tenemos en cuenta que en la mayoría de casos es un requisito necesario para la exportación de los vinos.

Características del análisis enológico

Algunas de las características más importantes de esta técnica para analizar el vino son:

Es un trabajo de laboratorio

En la enología los resultados del análisis de los vinos se deben contrastar y verificar oficialmente y esto solo se logra en un laboratorio. Por este motivo, dicho proceso requiere de la ejecución de parte de un profesional en el tema. Este garantizará que se entienda y se apliquen los principales conceptos en la química. Es así que, el control de calidad de los vinos cumplirá con su objetivo de sacar un buen y seguro producto al mercado.

Se utilizan tecnologías de vanguardia

Para realizar un eficiente análisis enológico es necesario contar con tecnologías de última generación. En consecuencia, se podrá cumplir con las normas que se aplican, por ejemplo, para la exportación de vinos. Los equipos más modernos son los que tienen innovaciones que garantizan un alto porcentaje de fiabilidad y calidad.

Cubre todas las etapas de la elaboración del vino

Este profundo análisis del vino tiene cabida desde la producción hasta la elaboración y embotellado del vino. Es decir, que no hay ni una sola etapa que no sea objeto de un estudio detallado que garantice su calidad. Y todo se inicia con el análisis de la uva y sus distintos tipos de fermentaciones.

Tipos de análisis enológico

Dentro de este proceso se pueden diferenciar distintos tipos de este análisis de control que son:

Análisis físico-químico

Este es el que define el tiempo que toma cada una de las etapas de la elaboración del vino. También, por ejemplo, se puede detectar el punto ideal de maduración de las uvas a través de muestras y reactivos.

Análisis microbiológicos

Aquí los profesionales en el tema definen sus criterios microbiológicos en la tarea de control de los vinos, interpretando los resultados que se obtengan.

Controles de estabilidad

En este punto, el objetivo es prevenir la presencia de cualquier precipitado en las botellas de vino. De esta forma, se cuida la calidad del vino una vez que sale al mercado. Aquí se incluyen distintas etapas de clarificación, filtraciones y estabilizaciones tartáricas (por frío y desionización).

Estudios de precipitado

Se trata del estudio de aspectos físicos que favorecen o no la aparición de precipitados. De este modo, esta característica se puede manipular a favor de una buena calidad de vino como resultado final.

Análisis de alérgeno, toxina y fitosanitario

Este es un mecanismo de control de estas sustancias que están presentes en distintas etapas del proceso de elaboración del vino desde el mismo cultivo de uva.

Áreas de trabajo para el análisis enológico

Aquí se pueden diferencias dos importantes áreas de trabajo que son:

En las bodegas

Hay bodegas grandes que cuentan con el servicio de análisis de forma interna, pero en bodegas pequeñas no suele ser así. Por este motivo, estas últimas normalmente contratan a laboratorios externos para realizar estos controles.

En las embotelladoras

En estos sitios se realizan análisis de exportación y control microbiológico de embotellados. Lo anterior es fundamental para cumplir con todos los requisitos que piden determinados países para exportar vinos.

Conclusiones acerca del análisis enológico

Para terminar, vamos a destacar algunos puntos generales acerca del análisis enológico:

Logra el vino perfecto

Gracias a este proceso de análisis es que en las botellas podemos leer su color, densidad, acidez, grado alcohólico, pH y otros datos más. Cada uno de los anteriores elementos en su medida ideal es capaz de hacerte probar vinos realmente fabulosos. De hecho, hasta el vino de calificación más baja debe garantizar una calidad.

Un estudio que parte desde la misma uva

El estricto control sobre la uva ya es un excelente primer paso en el objetivo de lograr un buen vino. Aquí no solo se estudia la variedad de la uva, sino también sus grados de maduración y etapas de estrujado y fermentación. De este modo, se pueden detectar a tiempo posibles defectos que afecten el resultado final del vino.

El análisis enológico garantiza una seguridad alimentaria

Todos los protocolos de seguridad que se utilizan durante el análisis enológico, garantiza que no se cometan errores. Por lo tanto, tendrás en tu mesa un vino no solamente rico en sabor sino seguro en su composición.

Para terminar, te recomendamos que cada vez que vayas a disfrutar de un buen vino, empieces leyendo su etiqueta para conocerlo más a fondo. ¡Salud!