Existe un queso para cada vino. Por ejemplo, puedes combinar un vino blanco ligero con un queso cremoso o fresco, mientras que si se trata de un vino tinto de sabor más potente irá mejor con uno curado o semicurado.

Hoy nos centraremos en el vino blanco. Los vinos blancos combinados con queso, crean un sabor perfecto. Esto se debe al alto nivel de acidez del vino, acompañado de un suave aroma que congenia muy bien con la textura y sabor del queso.

Si quieres consejos para hacer un maridaje con estos dos ingredientes como protagonistas, toma nota y sigue leyendo. Hoy te diremos cuáles son los mejores quesos para maridar con vino blanco.

Tipos de quesos que maridan mejor con vino blanco

Algunas opciones para combinar queso y vino son:

  • Queso parmesano: este queso en particular es una buena opción para maridar con vinos como el Chenin Blanc, por ejemplo.
  • El queso de cabra: es una buena opción para maridar queso y vino. El vino blanco afrutado es una excelente opción para acompañarlo.
  • Quesos Brie: si combinas este tipo de quesos con un vino espumoso, ¡quedará de maravilla! De esta forma, obtendrás un maridaje exquisito. Puedes combinarlo con un Champagne o un Cava.
  • Quesos Borgoña: puedes combinar el borgoña con un vino blanco albariño. Estas clases de quesos suelen venir acompañados de frutos secos.
  • Queso fresco: para maridar vino y queso puedes optar por un queso fresco, suelen maridar muy bien con los vinos blancos ligeros, por ejemplo, el Sauv, o Macabeo.

La clave para maridar quesos y vino blanco

Ten en cuenta que el sabor del queso no debe sobrepasar al del vino. Para tener un buen resultado, debe ser un sabor equilibrado. Si tienes uno suave, debes maridarlo con un tipo de vino que sea ligero, pero sin embargo, si deseas maridarlo con uno fuerte, lo ideal sería que lo combines con un vino un poco más intenso.

El sabor del queso debe estar más o menos equilibrado en potencia con el del vino. Si el sabor de los quesos es algo menos intenso que el vino con el que vayamos a combinarlo también formarán una buena unión.

Debes estar al tanto de cómo ha sido su elaboración; y si ha tenido maduración, para que puedas saber si usar un vino fuerte o ligero.

También es importante que conozcas el tipo de leche con la que se ha fabricado, porque de este paso depende el vino que mejor marida con el queso. Por ejemplo, el de oveja tiene un sabor menos intenso que el de cabra.

Acidez e intensidad

Debes saber que, la cantidad de grasa depende de cómo fue hecho el queso, y en base a esto así será su textura; más denso o más cremoso. Para lograr equilibrar la intensidad del sabor del queso, un vino con mucha acidez será la mejor opción. Esto es así debido a que la grasa suaviza la densidad del vino. De esta forma se puede disfrutar del dulce sabor a fruta, mientras que el vino blanco se encarga de suavizar la grasa presente.

En el caso de los vinos tintos, también la maridaje es diferente para cada tipo. Por ejemplo, en caso de elegir un vino fuerte, se puede acompañar con algunos tipos de quesos suaves.

Sin embargo, el vino blanco es conocido por maridar mejor por su acidez y el toque de frescura que brinda. Además, como cuenta con un gran sabor de frutas, irá fenomenal con casi cualquier tipos de quesos.

Complementar la intensidad del vino y queso

Aunque maridar vino y queso parece simple, es importante que sepas que, al elegir el vino, hay que hacerlo pensando en los tipos de quesos. ¿Qué tipos de quesos convienen más? ¿Cuáles son las características del aroma que tienen? Debes intentar que los sabores se complementen al máximo en la medida adecuada para una mezcla equilibrada. De esta forma, ambos logran potenciar el aroma y sabor del otro.

Este es uno de los pasos más importantes a tener en cuenta a la hora de maridar vino y queso.

Aspectos a tener en cuenta para maridar vino y queso

Ahora que tienes en mente algunos conceptos y conoces ciertos tipos que van mejor con vino blanco, podrás poner a prueba el maridaje que prefieres utilizando las distintas combinaciones que has aprendido.

Recuerda que cuando más curado sean los quesos, más cuerpo deberá tener el vino. También, debes recordar que los quesos blandos maridan mejor con vinos espumosos, porque las burbujas con acidez del vino ayudan a eliminar la sensación grasa que podría quedar en la boca. Asimismo, las características del vino Albariño gallego combinan a la perfección con los quesos de texturas cremosas.

Para finalizar este post, habrás podido comprobar que existen numerosas combinaciones entre vino y queso todo depende de tus preferencias. ¡Ahora te toca a ti descubrir la combinación de vino y queso que más te guste!