Los vinos blancos de Galicia representan toda una cultura y personalidad no solo gastronómica sino también geográfica. Por esta razón, no es extraño que uno de los planes más placenteros en Galicia sea sentarse a degustar una rica comida acompañada de una copa de vino blanco. Todo esto con un espectacular paisaje de fondo. Por esta razón, en este post vamos a compartir contigo la historia que hay detrás de los vinos gallegos. ¡Acompáñanos y disfruta con nosotros de esta tradición!

Historia de los vinos blancos de Galicia

Los cultivos de uva godello, albariño y treixadura, son unas de las clases de uva más antiguas debido a que tienen su origen en la civilización romana. Además, un dato curioso es que los vinos de Galicia se conocen a veces más por el nombre de sus uvas que por sus mismas denominaciones de origen, con permiso de la D.O. Rías Baixas 🙂 Desde este punto de vista, vamos a compartirte algunos de los elementos claves de su tradición en cada una de estas Denominaciones de Origen.

Rias Baixas

Aquí el vino albariño es el rey de la región y para muchos expertos es uno de los mejores vinos. Justamente, su nombre se lo debe al tipo de uva albariño que es la predominante en el lugar. Una leyenda cuenta que los monjes de Cluny trajeron esta uva, desde donde se extendió a toda Galicia. Por ello, desde la edad media se produce el vino albariño.

Otra de las teorías, afirma que la especie de uva del vino albariño viene del centro de Europa debido a la migración germana en el siglo V. Sin embargo, no sabemos cuál es la teoría real, pero lo que sí es cierto es que lleva cultivándose hace más de 1.000 años. Además, todas las condiciones del territorio son muy favorables en el cultivo de la uva albariño.

Una historia real sobre el vino gallego albariño es que fueron los monjes cistercienses quienes enseñaron técnicas de producción de esta variedad. En consecuencia, hasta el siglo XVIII los vinos blancos más finos fueron conservados en monasterios. En ese momento, los nobles se daban el lujo de cultivar las uvas en sus terrenos y producir los vinos más exquisitos. Después, a mitad del siglo XX los cultivos se extienden y van cambiando de dueño. Por lo tanto, la fama del vino se incrementa y en los años ochenta se dispara el consumo de esta denominación de origen.

Ribeiro

Con más de 100 bodegas, esta D.O tiene un microclima entre mediterráneo y atlántico que favorece los cultivos de viñedos. Gracias al territorio montañoso con el que cuenta, la uva conserva su acidez natural y produce ese frescor tan característico de sus vinos blancos. Según datos históricos, en esta zona en el siglo II antes de Cristo ya se producían vinos. Es así que, durante la Edad Media los monasterios impulsaban los cultivos para convertirse en los proveedores de vinos en los templos religiosos.

Ribeira Sacra dentro de los vinos blancos de Galicia

La especie de uva blanca líder en este lugar es la de godello, que produce vinos frescos de una acidez natural. Aquí la vendimia de la uva se puede convertir en un verdadero acto heroico debido a sus pronunciadas colinas. Por esta razón, son vinos que tiene una doble valoración. Históricamente, estamos hablando de una de las D.O más antiguas de todo Galicia superando los dos mil años de historia.

En esta zona, la línea histórica del vino se relaciona fuertemente con la de los monjes que fueron quienes perfeccionaron técnicas para el cultivo de viñedos. Inclusive, sus vinos llegaron a exportarse a Roma gracias a su alta calidad y gran popularidad.

Valdeorras

Aquí el vino más famoso es el blanco de godello y a pesar de ser de las D.O menos populares, está tomando bastante fuerza en el mercado exterior. Asimismo, este vino blanco es elegante, afrutado y de un color amarillo verdoso. También, sobresale la variedad de uva mencía, que dota a los vinos de un característico color púrpura. Con respecto a la viticultura, esta es ancestral y proviene de los romanos que plantaron los primeros cultivos. Han sido tan buenas sus bases, conocimientos y técnicas en vinos blancos gallegos que se han conservado hasta la actualidad.

En el año de 1976 arrancó un programa para reestructurar los viñedos y resurgieron variedades blancas como el godello y otras variedades tintas. Igualmente, en el año 2009 se admiten otras especies de uvas blancas como el albariño, loureira y torrontés.

Monterrei y los vinos blancos de Galicia

Los vinos blancos de esta D.O. se caracterizan por su bajo nivel de acidez pero aromas intensos, equilibrados y frescos. En este caso, la expansión del cultivo de viñedos se da en el siglo IX debido a que el vino se convirtió en el método de pago hacia los monasterios. Además, los vinos eran tributos para los señores feudales. Es así que, durante la edad media, esta región se convirtió en base económica, política y cultural de Galicia.

A pesar de lo anterior, terminando el siglo XX se abandonaron las tierras por la emigración y prácticamente empezó la desaparición de viñedos. Sin embargo, en el año 1994 resurgen los cultivos de este tipo de uva gracias al reconocimiento de la denominación de origen que apostaba por la elaboración de vinos de alta calidad.

Vinos blancos de Galicia, una bebida con historia

Como verás, los vinos blancos de Galicia tiene una interesante tradición e historia que va más allá de los denominaciones clásicas. Además, existen numerosas particularidades como la vendimia en Galicia, que convierten a los vinos gallegos en bebidas reconocidas y valoradas en el mundo. ¡Disfruta con nosotros de las características de un magnifico albariño como el de Casa Do Sol!